Una finca con historia y carácter

 

Según una inscripción en el portal de la edificación principal la “possessió” data de 1786. Fue construida como casa señorial. La finca está formada por la vivienda del señor (planta baja del edificio principal), justo encima, en el primer piso, se encontraba el granero y la parte más alta se usaba como palomar. Justo al lado, adosada a esta edificación, se encontraba la casa de los “amitgers” (personas que se ocupaban de realizar las tareas del campo), los establos y “els sestadors” (establos para el ovino). Todo ello està al lado de otra gran construcción de más de 200 m² de dos plantas, una es un semisótano denominado “celler” donde se elaboraba y almacenaba el vino (la finca tiene una gran tradición viticultora).

Cabe destacar que la base de la construcción de la finca es la piedra, con lo que sus paredes principales pueden llegar a medir más de medio metro de ancho. Actualmente aún muestra su carácter señorial con sus paredes exteriores originales, ya que no están hechas con lo que se denomina “piedra viva” (piedra al descubierto) como la mayoría de casas rurales mallorquinas, sinó que tiene un recubrimiento por encima.           

Como remarque final, decir que esta finca llegó a cubrir gran extensión de terreno, cosa que se puede observar en una gran pared de “pedra seca” que la rodea totalmente, sin olvidar los algarrobos centenarios que bordean la pared.